sábado, 20 de enero de 2018

Visita al museo Cerralbo de Madrid

Hacía ya tiempo que tenía pendiente la visita al Museo Cerralbo. Esta casa-palacio contiene una impresionante colección privada que reunió a lo largo de su vida el Marqués de Cerralbo y me lo habían recomendado mucho.
Al comprar la entrada, tienes que dejar tu bolso en taquilla, ya que hay muchas piezas pequeñas y no quieren arriesgarse. Como no hay demasiados carteles explicativos, te entregan un cuaderno que explica para qué servía cada sala, así como las piezas más importantes y alguna información sobre ellas. Debido a que por lo general las salas están hasta arriba de objetos, es como uno de esos juegos de internet de "busca nosequé". Además, más de una vez tuve que preguntar a los vigilantes de las salas por dónde había que ir y dónde estaban ciertas salas, muchas de las cuales están cerradas y solo se pueden ver desde lejos.
El tipo coleccionaba de todo: desde cuadros y dibujos (muchos de pintores importantes) hasta objetos decorativos, armas y armaduras (tiene hasta armaduras medievales auténticas del periodo Edo, una pasada). Las colocaba por las salas, eso sí, con cierto orden, y permitía a sus invitados visitarlas a modo de museo. El encanto del museo es que conserva la decoración y ambientación original, desde los aseos (todo un avance) hasta las salas de baile y billares, comedores... lo que nos permite hacernos una idea de la distribución y cómo vivían. La pena es que algunas salas son bastante oscuras y apenas se aprecian algunas pinturas. Por cierto, os recomiendo que vayáis a la segunda planta en hora punta. Hay un montón de relojes y ninguno suena a la hora exacta, resulta gracioso escucharlos sonar uno tras otro.
En definitiva, una visita obligada, tanto por la colección en sí como por el lugar que la acoge.

Exposición temporal: El conde de Villalobos. Los orígenes de la gimnasia en España

Exposición temporal: El conde de Villalobos. Los orígenes de la gimnasia en España
Apenas son un par de salas, pero resultan muy interesantes con la explicación de los orígenes de la gimnasia y la exposición de las máquinas, algunas inventadas por el conde, y los artefactos que se usaban para medir la efectividad de los ejercicios de forma científica. Habla de los Gimnasios Reales y la Exposición Universal de París de 1867, entre otras cosas, y me resultó bien curioso.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

2 comentarios:

  1. Muy interesante. Siempre está bien ir por fin a un sitio que tenías pendiente desde hacía tiempo ^^

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Si has reseñado los libros que comento puedes mandar el link para que lo enlace también. No permito enlaces no relacionados con la entrada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)