viernes, 30 de septiembre de 2011

Participantes y sus números

Todavía tenéis 12 horas exactamente para participar en el sorteo, pero os cuelgo la lista provisional para que comprobéis que todo es correcto. Mañana a eso de las 12 de mediodía (hora española) haré el sorteo de la mano de Random.org, a no ser que algo me lo impida.


 ¡Mucha suerte a todos y gracias por participar! (no esperaba a tantos XD)

Ganadores del concurso y quién es quién

Con un día de retraso por la confusión de fechas, aquí traigo los ganadores del concurso de relatos y portadas. Si alguien quiere comprobar los votos por sí mismo, no tengo inconveniente, aunque como los iba poniendo según votaban y los he comprobado no creo que haya ningún problema...
Categoría de portadas:
Portada nº 1: Scarlett Javier (Libros con sentimientos)
Portada nº 2: Karol Scandiu (Ilustrando imposibles)
Portada nº3: Criticómana de Criticomanía

Votos recibidos: 
Portada 1: +1 +1 +2 +2 +1 +2 +2 +1 +1 +2=15
Portada 2: +2 +2 +2 +2 +1 +2 +1 +2 +1 +2 +2 +2 +1= 22
Portada 3: +1 +1 +1=3
Y la ganadora es Karol Scandiu
Categoría de relatos:



 Votos recibidos:
Nº 1: El eterno rechazo +1 +1 +2 +1  =5
Nº 2: El cruce de caminos +2 +2  =4
Nº 3: El final del camino +2  =2
Nº 4: ¡Hago un llamamiento! +2 +2  =4
Nº 5: Encuentro en la ciudad  =0
Nº 6: Homo miser+1 =1
Nº 7: Love me or hate me +1 =1
Nº 8: Rojo intenso +1 +1 +1 =3
Nº 9: Si no fuera por él +2 +2 +2 =6
Y el ganador es Si no fuera por él de Indianred
¡Enhorabuena! Ya sabéis que tenéis 15 puntos más para el sorteo. El diploma tardará un poquito: lo tenía hecho (sólo había que poner los nombres) pero no sé dónde diablos lo guardé y ahora es como si no existiera, así que tengo que rehacerlo...^^
Dentro de un rato publicaré los números provisionales que tiene cada uno

Guerreros de Alavna


Autora: N. M. Browne
Editorial: ajec
Cómo lo adquirí: me tocó en un sorteo
Sinopsis breve: Dan y Úrsula son dos compañeros de clase que no se llevan del todo bien. En una excursión, una niebla les envuelve y aparecen en un lugar que podría ser la antigua Gran Bretaña.
Cuestiones del marketing que me han llamado la atención: no hay mucho que decir. Ha sido premiada en 2001 con el premio Lancashire a la mejor Novela Juvenil, y eso le da un poco de aval frente a los posibles lectores. Apenas he encontrado reseñas negativas (sería mejor decir que apenas he encontrado reseñas) y además todas menos una son una copia de la información de la editorial, sin opinar ni mojarse.
Por otra parte, la portada es un poco sosilla (ya sabéis que no me suelen gustar los diseños en verde) aunque pega bastante con el argumento. La portada de la edición en inglés me gustó más, es sencilla pero mona.
En cuanto a los sitios web, la de la editorial (ya lo dije con otra reseña), debería tener una cabecera más grande y más legibilidad en la barra de navegación superior (sé que soy una tiquismiquis, pero para eso llevo 3 años estudiando publicidad). Además, eché en falta un motor de búsqueda y me costó llegar hasta donde quería (findability pésima). El sitio de la autora es bonito, pero falta contenido y hay demasiados blancos en la mitad de las páginas.
 Mi puntuación


¿Por qué esa puntuación?: el argumento es interesante, entretenido, pero los personajes me caen fatal, especialmente los protagonistas, que me parecen unos ñoños sin espíritu aventurero (nunca me había pasado que me cayeran mal todos los personajes de un libro). La forma de escribirlo no está mal, quizás demasiado largo para lo que es la historia., porque pretende ser bastante descriptivo (y eso sí que lo logra bastante bien). Vamos, que es un libro de esos que te leer una vez y te entretienen, pero luego lo dejas en los estantes menos accesibles, porque no merece la pena releerlo.
Otras opiniones: si has reseñado este libro, deja un comentario con tu link y lo enlazo. No encontré muchas opiniones argumentadas:

jueves, 29 de septiembre de 2011

Amor a los libros... 3

Esta sección nueva muestra algunas creaciones de diseñadores internacionales relacionadas con los libros.

Este diseño de niko economidis design ha sido creado, según el diseñador, para llevar una balanza de los libros que quedan por leer y los libros ya leídos. Una buena idea... para alguien que no lea demasiados libros ¿no os parece? Mucho me temo que este diseño tan cuco no soportaría el peso de mis libros leídos... y en comparación mis libros no leídos serían un peso pluma. Por no hablar de la gran cantidad de espacio que requiere.

martes, 27 de septiembre de 2011

El nombre del viento (Crónica del Asesino de reyes I)

Género: fantasy 
Autor: Patrick Rothfuss 
Editorial: DeBolsillo
Cómo lo adquirí: lo compré de segunda mano
Comprarlo en Casa del libro
Sinopsis breve: Primer día de la historia de Kvothe 
Libro siguiente: El temor de un hombre sabio  
Cuestiones del marketing que me han llamado la atención: Tenemos, como con todos los éxitos, edición de bolsillo y la de tapa dura, con la misma portada. Así que es apto para todos los bolsillos ;)

El booktráiler del primer libro usa el mismo cebo que en la contraportada:
Me gustó más el del segundo libro:
Y pasando a las portadas… La portada italiana es un asco, la polaca no es nada del otro mundo, más bien feucha. Adoro la portada holandesa, es realmente preciosa, y la finlandesa también capta muy bien el libro con una buena estética. La española es bastante atractiva (a todo esto, la traducción hebrea tiene la misma portada, así como una de las ediciones en inglés), y de las dos primeras inglesas sólo puedo decir que no están nada mal. No obstante, la tercera inglesa, en tonos azules, me parece un poco fea, y creo que ese efecto es al 90% por la tipografía tan fea que le han puesto. La francesa no me disgusta, pero la tipografía es en mi opinión demasiado grande. La alemana tiene un punto, me gusta el juego de las letras aunque los colores no me convencen. De las japonesas me gusta la primera, pero la segunda es más fea y la tercera ya ni os cuento…

En cuanto a la estrategia para colocar esta obra, no ha sido otra que el boca-oído, las buenísimas críticas que recibe tanto en medios periodísticos como en la blogosfera y de casi todos los aficionados… Un éxito allá donde pasara, lo que demuestra que la calidad de un libro vale más que mil estrategias enrevesadas de las editoriales por colárnoslo a los lectores. Lo que no significa que no haya habido estrategia, porque el merchandising ha sido genial y ha habido un gran despliegue.

La web en español no está mal. Tiene un diseño bastante aceptable, está bien estructurada y no es nada pobre en contenidos. En cuanto a la oficial del autor, pstché, no es nada del otro mundo y puedes pasar sin ella. Su blog es algo mejor, aunque el diseño es igual de malo porque está insertado en la página web.

Mi puntuación:


¿Por qué esa puntuación?: lo primero, decir que el cebo (el que se usa en el primer booktráiler) no te cuenta precisamente la historia. El cebo te promete la trilogía, pero en El nombre del viento no pasa nada de lo que dice… Este libro cuenta la infancia y juventud del protagonista y os puedo asegurar que no roba princesas ni incendia ciudades… lo cual no quiere decir que no merezca la pena leerlo, ni mucho menos.

He dudado entre el bueno y el memorable, porque hay un trozo del libro que me costó. Pero luego me di cuenta de que me costó porque yo estaba en uno de esos días de “no me apetece leer pero no tengo otra cosa que hacer, así que leo” y no precisamente porque esa parte fuera realmente mala. Así que se queda, por supuesto, en memorable y ahora toca enumerar las razones.

Primero, y más importante, porque es original. Segundo, porque me encanta Kvothe. Es un tío pobre y bastante sufridor que sale airoso con su inteligencia y su fuerza de voluntad, que no ha tenido la vida fácil, precisamente, y al que la suerte no acompaña. Los secundarios son también geniales y muy bien desarrollados. Además, la historia va in crescendo, te mantiene en vilo y ¡con la miel en los labios cuando acaba! Menos mal que lo adquirí ahora, que va a salir la segunda parte. Y por último porque me encanta cómo está escrita, en primera persona con algunos interludios para ambientarlo como lo que es: un hombre contando su vida a un cronista.
Cuento las horas para la siguiente parte… 
Otras opiniones: si has reseñado este libro, deja un comentario con tu link y lo enlazo (la portada se me coló en su momento, os la añado ahora ^^)

viernes, 23 de septiembre de 2011

El toque del highlander

Autor: Karen Marie Moning
Editorial: zeta bolsillo
Cómo lo adquirí: lo descargué ilegalmente (probablemente lo compre). EDITO: lo compré
Sinopsis breve: Cin maldice una botella que es reliquia sagrada para los fae, haciendo que todo el que la toque vuelva con ella al lugar al que él esté. Además, ha jurado a Adam Black matar al portador. Por desgracia, lo toca Lisa… 700 años después.
Cuestiones del marketing que me han llamado la atención: nuevamente nos encontramos con un montón de portadas distintas. Tenemos la típica portada del culo de highlander mirando el paisaje (la otra versión es la mitad de la tableta de chocolate del highlander con el paisaje de fondo), la típica portada de un tío que teóricamente está bueno pero al que no se le ve nada más que media cara. Pero por supuesto es mejor que esa portada en la que aparecen un inglesito del siglo XIX en adelante con una chica en un prado, cuando la historia ocurre en los siglos XIV y XXI. Y por supuestísimo es mucho mejor que las horribles portadas de la famosa colección de novelas románticas-paranormales, que es la última que os muestro. Luego está la del reloj de arena, que llama muchísimo la atención, y la alemana, que es bien bonita.
El sitio web de Karen Marie Moning lo adoro. Un poco oscuro, quizás, pero son los colores que más me tiran. Es alucinante el fenómeno que se ha montado alrededor de esa mujer, especialmente con la saga fever (me la leí antes de empezar con las reseñas, pero a la larga os la reseñaré).Hay un montón de objetos de merchandising, e incluso un disco, puedes acceder a los primeros capítulos de todos sus libros, sabías qué… ¡una maravilla!
Mi puntuación: 


 ¿Por qué esa puntuación?: le falta algo y desde luego no llega a la altura de El beso del highlander y siguientes. Pero sigue siendo una historia magnífica tanto por la forma en que está escrita como por el argumento en sí. 
Creo que el problema es que el protagonista masculino es el típico highlander cabezón que, como se le meta algo entre ceja y ceja, no atiende a razones hasta que llega la chica a poner su mundo patas arriba. No obstante, me cae bien y desde luego ella también. 
Y, como siempre, Adam Black, el gran Adam Black, interviniendo en la historia… es genial. También hay una sorpresita que no me esperaba, aunque parte del libro sí. Y por último decir que ¡quiero saber más sobre los hermanos Douglas!
Otras opiniones: si has reseñado este libro, deja un comentario con tu link y lo enlazo

martes, 20 de septiembre de 2011

Amor inesperado

Género: romántico (
Autora: María Orgaz
Editorial: autoeditado/bubok
Cómo lo adquirí: me tocó en un sorteo
Comprarlo
Sinopsis breve: Melinda y Cristian sobreviven a un accidente de avión y quedan atrapados en una isla, donde aprenderán a encontrar la felicidad.
Cuestiones del marketing que me han llamado la atención: la portada es sencilla pero bonita, me encantan los azules. La otra, no obstante, es la que más me gusta, con el efecto de la arena. Los marcapáginas siguen la misma línea. Además, me llamó la atención el interior porque me recordó muchísimo a los libros de cuando éramos pequeños, con la letra tan grande. 
La autora hizo un blog dedicado a la novela donde cuelga todas las novedades y hace análisis profundos sobre los personajes, la banda sonora… Además tiene una web personal.
También encontré el video de la presentación, también os lo pongo para los que tengáis interés. 
Mi puntuación:


¿Por qué esa puntuación?: es breve y se lee rápido, lo cual, como sabéis, es algo que valoro especialmente bien (¡brevedad al poder!). Ahorrándose la paja y las descripciones, la autora va directamente a lo importante y no deja un momento de aburrimiento. El argumento me ha gustado, es un rayo de esperanza: la felicidad se puede encontrar en cualquier circunstancia.
Melinda no me ha terminado de caer bien, es demasiado paradita y buena, pero Cristian es el tío que toda chica quiere tener por novio.
Hay unos pocos fallitos sin importancia, como la forma de escribir los diálogos (tiene narices, hasta hace poco yo no sabía ni escribirlos correctamente pero, desde que Karol Scandiu me dijo cómo se hacía, ahora no lo paso por alto como antes XD) aunque no es nada grave, ni mucho menos, y la ortografía está genial.
Otras opiniones: si has reseñado este libro, deja un comentario con tu link y lo enlazo

sábado, 17 de septiembre de 2011

Crónica de la presentación de Las ranas también se enamoran

Quedé con Eallair media horita antes, porque quería pasarme por la fnac antes y comprarme el penúltimo número de Rurouni Kenshin (¡qué ganas ya de acabar la colección!). Echamos un vistazo rápido a las novedades y nos fuimos a la Casa del libro, donde adquirí el ejemplar.
Cuando estaba en la cola para pagar, Megan se puso detrás de mí y nos conocimos. Me cayó muy bien, es una mujer muy cercana y divertida, y me animó a seguir persiguiendo mis sueños de ser escritora.
Bueno, el caso es que subimos al último piso y nos sentamos. Allí estaban las administradoras de los blogs Dragonfly y Soy cazadora de sombras y libros, Patricia Sutherland... y mucha gente más. No podían faltar tampoco las dos ranitas (en la foto), por supuesto.
La presentación (primera a la que asisto) fue genial. Presentaba Noelia Amarillo y fue realmente divertida (si el libro es la mitad de gracioso que la presentación, va a ir directo a mis favoritos). Me reí un montón y conocí a bastante gente, supe algo más de Megan (no la conocía demasiado antes de que la blogosfera se inundara de ranas XD) y aproveché para salir un poco y desconectar de mi estresante mundo laboral-estudiantil. Una buena tarde, desde luego.

viernes, 16 de septiembre de 2011

El amanecer del guerrero (Erik, hilo de Árkhelan I)


Género: juvenil, aventuras
Autor: Miquel A Jordán.
Editorial: Ámbar
Cómo lo adquirí: lo gané en la gincana de la b.l.c
Sinopsis breve: una mañana, Erik salva a dos cachorros de lobo y decide criarlos, para lo que necesita la ayuda de un cetrero solitario, al que también pide que le entrene con la espada junto a sus amigos.
Cuestiones del marketing que me han llamado la atención: la portada da la sensación de que es para un niño pequeño. Creo que habría quedado mejor su hubieran hecho más grande el guerrero y hubieran quitado un cacho de fondo. Supongo que lo hicieron como diciendo: va a luchar con esa sombra, pero es innecesario, porque la postura habla por sí misma.
Lo que más me ha gustado es que en una esquina hay un lobito dibujado y si pasas rápido las páginas parece que está corriendo. Es una niñería pero me ha hecho gracia XD
Juzgad el booktrailer por vosotros mismos. No me ha gustado demasiado, un poco largo y monótono: 
El sitio web del autor y el blog de la saga están bastante bien, son sencillos pero bien hechos.
Por último comentar una última cosa: me gusta el título del libro, pero el de la saga me parece un poco largo ¿no os parece?
Mi puntuación:


¿Por qué esa puntuación?: cuando ví que el libro empezaba repitiendo dos veces la palabra mañana en la misma frase, pensé que vaya mierda. Pero es sólo esa frase, el resto de la redacción es impecable.
Valoro especialmente que los capítulos sean cortos, ya sabéis que la brevedad me gusta.
El caso es que la historia en sí no está nada mal, no obstante, no he conseguido empatizar con los personajes, que me parecen un poco estereotipados, y la historia no ha conseguido engancharme.
Hay poca acción para ser un libro que se supone de aventuras y desde luego no es lo que esperaba, ya que se centra demasiado en cosas prescindibles, digamos cotidianas, y se echa en falta que hable un poco más de los lobos, que a fin de cuentas son los que lo desencadenan todo.
Al final, que es cuando empieza a ser un poco interesante, el libro se acaba para que haya una segunda parte, sin que en esta haya ocurrido nada especialmente relevante.
Otras opiniones: si has reseñado este libro, deja un comentario con tu link y lo enlazo

martes, 13 de septiembre de 2011

Los cazadores de mamuts (Hijos de la tierra 3)


Géneronarrativa, histórico
Autor: Jean M Auel
Editorial: maeva
Cómo lo adquirí: me tocó en un sorteo
Comprarlo en Casa del libro
Libros anteriores: El clan del oso cavernario, El valle de los caballos
Sinopsis breve: Ayla y Jondalar deciden quedarse un tiempo con los mamutoi
Libros siguientes:  Las llanuras del tránsito, Los refugios de piedra
Cuestiones del marketing que me han llamado la atención: (la primera parte es un copy paste de la reseña del libro anterior, la segunda es nueva): centenares de ediciones en un montón de países y mucha publicidad, todo un best seller que nunca me quise comprar porque sabía que, como me gustara, me iba a dejar en la ruina. En cualquier caso, siempre había otra novedad en la sección de fantasy que parecía más interesante que la historia de unos cavernícolas. Así que ya veis, lo único que tenía en contra esta saga eran los prejuicios (que combatían contra la curiosidad), el precio de adquirirla al completo y la incertidumbre de cuándo se acabaría. Este último punto queda resuelto porque hace poco Maeva sacó el último libro, así que sólo queda el precio. No es que sean caros por separado, pero es que son seis. Eso sí, con ellos tenéis lectura para rato porque son gorditos… En cuanto a los prejuicios… no es como os lo imagináis, así que dejadlos a un lado. 
La página de la autora  tiene un diseño apropiado y la información donde debe estar, con algunas descargas de wallpapers y demás poco reseñables. Me gusta que tenga una página sólo para mostrar cómo se documentó. La página oficial en español de la saga no me gusta demasiado en su diseño, pero tiene contenidos interesantes.
Debo reconocer que las portadas han mejorado bastante. Tenemos la típica con el mamut pintado y sencillita, y luego unas cuantas más elaboradas, que son auténticas obras de arte, como la de círculo de lectores, en la que están matando al mamut. Luego está el fósil, mamuts dibujados y la única fea a mi parecer, la de la 12 edición de maeva.
Mi puntuación: 


¿Por qué esa puntuación?: de nuevo las repeticiones de cosas, de nuevo las explicaciones detalladísimas, de nuevo Ayla, y a veces Jondalar, parecen realizar todos los avances tecnológicos de la época: ya han hecho desde la doma de animales y lanzavenablos hasta las primeras agujas para coser.
Pero bueno, esos son los contras. Los pros son muchísimos más. La historia mejora mucho al tener más personajes importantes esta vez, lo que da mucho juego. Nos encontramos con otra nueva sociedad, y con un grupo especialmente tolerante que tiene unas interacciones realmente interesantes. Destacan Ranec y Mamut, que desempeñan un papel importante en la integración de Ayla, que sigue siendo una inocente de cuidado.
También se integra un triángulo amoroso, y me da mucha pena Jondalar. No voy a decir más, no sea que os lo chafe. El caso es que se hace mucho hincapié en la falta de comunicación y en los malentendidos de las diferentes culturas, así como en los prejuicios que tienen sobre el clan.
Otras opiniones: si has reseñado este libro, deja un comentario con tu link y lo enlazo

domingo, 11 de septiembre de 2011

Amor a los libros... 2

Esta sección nueva muestra algunas creaciones de diseñadores internacionales relacionadas con los libros.
En esta ocasión... una página que recoge 800 portadas de libros hechas por diseñadores gráficos de prestigio.



viernes, 9 de septiembre de 2011

Desnuda la noche

portadas del libro Desnuda la noche, de Sherrilyn Kenyon
Título original: Unleash the night
Género: romántico, romántasy, fantasy
Autora: Sherrilyn Kenyon
Editorial: Plaza y janés 
Cómo lo adquirí: lo descargué ilegalmente (cuando tenga dinero lo compro).
Sinopsis breve: Marguerite ha odiado siempre el mundo pijo en el que vive y, cuando va al Santuario, no puede evitar sentirse atraída por Wren, uno de los camareros del local donde nada es lo que parece…  
Libros siguientes: La cara oscura de la luna, El cazador de sueños,  El diablo puede llorar, La luna de la medianoche, Atrapando un sueño,  Aquerón, El silencio de la noche
Cuestiones del marketing que me han llamado la atención (medio copypaste del libro anterior): la cosa está clara: estos libros ya son un mito para todo el que le guste el género romántico-paranormal, pero el culto español a la serie no llega ni a la suela de los zapatos al de EEUU. Se han hecho todo tipo de artilugios relacionados con los cazadores oscuros y el mundo creado por la autora. Hagamos un pequeño resumen: aparte de los libros tenemos mangas, cómic americano, descargas de avatares e iconos, juegos, unos muñecos y figuritas chulísimos, pósters, camisetas, vajillas (¡!), chapas, bolsas, carteras, maletines, tacitas… Incontables artilugios que harían las delicias de un coleccionista y que son un ejemplo de cómo sacar el máximo partido a un libro maravilloso. 
Las portadas son atractivas, se reconocen fácilmente con la saga y hay varios formatos del libro para que compres en que más te convenga. Esta portada (la de plaza y janés) me ha gustado especialmente, me resulta increíblemente atractiva. Las portadas en inglés no están nada mal (la del centro no está nada mal ¿de dónde sacan a los bombones que posan?). Como siempre, la de la edición de DeBolsillo es bastante fea y sosa, como todas las de los Dark hunters.
Esta es la Página de la autora y esta la  Página del Santuario.
Mi puntuación


¿Por qué esa puntuación?: este libro es diferente al resto de los de los Dark hunters. No trata sobre los cazadores oscuros sino sobre los were-hunters, y como novedad no salen apenas los personajes principales, dándose importancia a algunos secundarios a los que apenas se había mencionado. La historia me ha encantado y me ha mantenido enganchada completamente, con viajes en el tiempo y la intriga de cómo lograrán desenmascararlos. Wren me parece de lo que no hay, muy distinto del resto, pero ella no me termina de gustar y no sé muy bien por qué. Saviatar es un tío muy raro, no estoy del todo convencida de que me haya caído bien… aunque desde luego no me ha dejado indiferente. Como siempre, está perfectamente escrito y se hace muy amena la lectura.
Otras opiniones: si has reseñado este libro, deja un comentario con tu link y lo enlazo

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Opinión: Estereotipos de género


Hace tiempo me vengo dando cuenta de lo mucho que juzga la sociedad a una persona en función a los libros que lee. De esta forma, formamos estereotipos de lector en función del género que está leyendo, y sin pararnos a pensar atribuimos a esa persona ciertos atributos que generalmente son malos, aunque a veces es al revés. Dos de los géneros que más sufren estos problemas son el romántico y el fantástico.
Pobre de la persona que esté leyendo un libro de fantasía rodeada de gente intolerante: le mirarán como a un bicho raro y ya llevará el estigma del friki durante toda su vida. Por mí, friky y orgullosa de serlo, pero conozco gente que no se atreve a ir con sus libros de fantasy a la universidad o a lugares más o menos públicos, y que de hecho tiene sus tomos escondidos en las partes menos visibles de sus estanterías, no vaya a ser que les visite alguien y se den cuenta de que no son “normales”.
Dentro del propio género fantástico también hay varios estereotipos cara al exterior. Por ejemplo, la gente tiende a considerar que los que leen ciencia ficción son gente que generalmente se dedica a las ciencias y que son más bien inteligentes aunque raritos, mientras que los que leen libros de fantasía épica son todos unos chalados que acabarán volviéndose locos y cogiendo una katana, o algo similar.
También tenemos a los que les gustan los vampiros, que son raritos pero no tanto. Supongo que la gente es más tolerante con el género vampírico, por eso de que cada cierto tiempo se ponen de moda.
Pero si el género fantástico es un nido de estereotipos, el género romántico es un auténtico tabú. Como decía Kelly Dreams en uno de sus post, a ver quién encuentra un libro romántico en uno de los stands de la feria del libro. Os invito a hacer la prueba: tiene que ser romántico puro, no romántasy. Como mucho encontraréis un par escondido, y encima el librero os mirará con mala cara cuando lo paguéis. Porque te miran con mala cara. En las librerías de barrio, por lo general, no los encontraréis a la vista tampoco, y en los centros comerciales no suelen estar en la zona de mayor tránsito, sino bien apartados.
El otro día, hablando con una librera de segunda mano (ellos sí tienen a la vista sus libros románticos: no en vano son los que más compran las clientas) me dijo que la mayor parte de las mujeres que compran ese género miran de un lado para otro, no sea que alguien las vea comprar esas novelas, así sin más, como cuando en las películas alguien va a comprar condones y le da verguenza. Tampoco se quedan mucho rato junto a la estantería de romántica, sino que cogen lo que quieren con prisas.
Casi con total certeza puedo afirmar que el 80% de las mujeres que forran sus libros en el transporte público lo hacen porque están leyendo algo del género romántico y no quieren que se sepa. Yo misma, sin ir más lejos, notaba más miradas clavadas en mí cuando llevaba un libro de Jane Feather  que cuando llevaba uno de la dragonlance, por ejemplo (ahora, como voy con el e-book, no se nota tanto). Por no hablar de los comentarios como: “no puedo creer que leas esa bazofia” y las miradas de desprecio al pobre ejemplar que llevaba en mis manos cuando ya llegaba a la universidad. Una pena que la gente tenga tantos prejuicios, cuando es un género que adoro y que tiene muchos buenos títulos. Pero bueno, como ya estoy acostumbrada a mí me da lo mismo. En cualquier caso ¿por qué está tan mal visto leer libros de romántica y luego está bien visto ir al cine a ver películas empalagosas? En fin, cosas de la sociedad.
Cosa curiosa, el romántasy o romántico-paranormal no está tan mal visto, aunque veo una razón muy sencilla para eso: cuando has visto a tanta gente leer libros como Crepúsculo, ya no te parece tan rarito el que va con un libro cuya portada es similar.
Estos son los géneros más cantosos, pero hay muchos más estereotipos. Por ejemplo, la gente tiende a pensar que si lees ensayos eres un intelectual. Nada más lejos de la realidad. Un ensayo no es más que una opinión argumentada y, debería, basada en datos objetivos. Debo decir que he leído muchos y por lo general he aprendido más leyendo libros de ficción bien documentados que ensayos.
También se asocia el ser un intelectual a los textos clásicos. Gran falacia. Que leas a Aristóteles no significa que seas más inteligente o que sepas más. Aristóteles decía cosas inteligentes, pero también muchas burradas, como todos. Y la ficción clásica es sólo eso, ficción escrita hace tiempo. No por leer una comedia del siglo XIX vas a ser más listo que por leer una comedia del siglo XXI. Eso sí, si no está adaptada a lo mejor tienes un vocabulario más extenso.
También se considera gente moderna a los que leen autores como Murakami o Paul Auster, cuando he visto abuelotes con ropa de pueblo leyéndolos.
Y vosotros ¿conocéis más estereotipos de género? ¿Lo habéis sufrido en vuestras carnes? ¿Cómo habéis reaccionado?

martes, 6 de septiembre de 2011

Vota por el relato que prefieras

Ya comienzan las votaciones, aquí podéis leer los relatos concursantes:
Tenéis que votar dos: una que recibirá dos puntos, que es la que más os guste, y otra que recibirá uno, la segunda que más os guste. Para votar, dejad un comentario, no se admiten anónimos. Los concursantes podéis votaros a vosotros mismos, ya que es anónimo. Y bueno, esto es de cajón, pero tenéis que leer todos los relatos antes de votar.
Nº 1: El eterno rechazo +1 +1 +2 +1
Nº 2: El cruce de caminos +2 +2
Nº 3: El final del camino +2
Nº 4: ¡Hago un llamamiento! +2 +2
Nº 5: Encuentro en la ciudad
Nº 6: Homo miser+1
Nº 7: Love me or hate me +1
Nº 8: Rojo intenso +1 +1 +1
Nº 9: Si no fuera por él +2 +2 +2
***
Os recuerdo que también podéis votar la portada que más os guste en este link.

Amante y felino

Género: romántasy, romántico.
Autora: Kelly Dreams
Editorial: autoeditado/lulu
Cómo lo adquirí: lo gané en un sorteo
Sinopsis breve: Markus no quiere una compañera por más que el destino se empeñe en asignarle una, pero por más que intente luchar contra el tigre que tiene dentro, es imposible resistirse a Lexa.
Cuestiones del marketing que me han llamado la atención: la edición es de bolsillo, con una tipografía bastante legible. La portada ya la veis, pega mucho con el libro y recuerda bastante a muchas del género. 
Poco más que contar, salvo que la autora tiene un blog bastante completo donde va colgando las novedades de su carrera literaria, que es donde gané el libro. La autora también ha hecho marcapáginas bastante chulos de la novela.
Y aquí tenéis el booktrailer:


Mi puntuación:


¿Por qué esa puntuación?: me lo he leído en una tarde, es corto, sin paja, directo y muy fácil de leer. Aunque no sepas mucho de qué va el tema (no sé, quizás porque no hayas leído nada del género) se entiende perfectamente y la forma de escribirlo de Kelly es muy buena.
Se hace un poco rápido el final, eso sí, porque acelera mucho el ritmo de repente.
Mark es el típico personaje masculino que me encanta, con ese poderío que envuelve una vulnerabilidad inmensa, y ella es una chica fuerte. Me gustaría saber más sobre la historia del hermano de Mark y Jasmine, aunque uno se la imagina por lo que cuentan en esta, y debo decir que me ha encantado la chamán, porque no es para nada típica.
Otras opiniones: si has reseñado este libro, deja un comentario con tu link y lo enlazo

lunes, 5 de septiembre de 2011

Noveno relato del concurso

Relato nº 9: Si no fuera por él
Si no fuera por él yo tendría aún las entrañas detenidas. Lo confieso con un incierto sabor entre las fauces, tras despertar del letargo al que alguna vez fui sometida, para reconocer que nunca será mío.
Es él la causa de este dolor que me acosa a la altura del estómago y de este ardor que me ensancha y me debilita. Sin sus manos ciñéndome la ropa, casi con ternura, nada me hubiese movilizado hacia fuera de mi misma ni hubiera notado que estoy enclavada. No habría visto sus pupilas y, entonces, no existirían esta pulsación en mis sienes y esta búsqueda desesperada del roce de su cuerpo flexible, de sus hombros cuadrados que sostienen mi mundo. No sentiría que mis muslos van a estallar en astillas cuando él llega por la mañana. Sin sus silencios cuando me ordena los cabellos, dejándolos caer sobre mi escote o recogiéndolos sobre mi nuca, casi con devoción, yo seguiría lejana y altiva como una esfinge presa de la anorexia y la vacuidad, endurecidos los pómulos y las caderas. Jamás hubiese sabido de la angustia de su ausencia, ni de la ansiedad de la espera y la emoción del reencuentro. Él generó los besos que conservo atados dentro de la boca y los caballos cautivos que corcovean en la punta de mis dedos.
Si no fuera por él yo sería un maniquí más, de pie en el centro del escaparate.

Octavo relato del concurso

Relato nº 8: Rojo intenso

Karen se sentó en aquella vieja mecedora del porche y continuó tejiendo un jersey de color rojo intenso. Le gustaba tejer justo antes del crepúsculo, balanceándose y canturreando viejas canciones. Cuando lo hacía, solía llevar un vestido oscuro de su abuela, un delantal, y un prieto moño en lo alto de la cabeza. Los vecinos del barrio a menudo la confundían con una anciana joven, pero lo cierto es que Karen apenas llegaba a los quince años. Claro que, sentada allí con aquellas pintas cierto era que se asemejaba mucho a una anciana, a una en particular.

Cuando su tatarabuela faltó, las tías y la madre de Karen insistían en tirar aquella destartalada mecedora y sus cosas, pero Karen llegó a un acuerdo con ellas: si conseguía darles uso, no los tirarían.
Esa era la razón por la que Karen imitaba a su tatarabuela todas las tardes, antes del anochecer. Y siempre, antes de que el sol se ocultase por completo, vislumbraba durante una milésima de segundo en las escaleras del porche una anciana vestida con delantal y un prieto moño en lo alto de la cabeza mirándola con sonrisa anhelante y los ojos humedecidos del orgullo.

Séptimo relato del concurso


Relato nº 7: Love me or hate me
Él me molestaba todos los días.
Y aun así, no podía evitar sentir algo por él, aunque no sabía que era.
Rubio, de ojos azules como el cielo, fuerte y con una sonrisa especial.
Llegaba y me barría con la mirada. Me decía “hola” groseramente y cuando creía que no lo veía se burlaba de mi haciendo señas obscenas o muecas feas.
Pero yo lo veía todo. Y aunque no lo creyera, me dolía en el alma.
No era una chica normal. Era considerada rara por hacer cosas que los demás no hacían. Y mi cuerpo no era de súper modelo, ni operado. Era normal, no estaba gorda ni tampoco era un fideo. Tenía ojos verdes y el cabello negro. Casi nunca sonreía y eso hacia que los chicos me llamaran “la niña malévola”. Siempre iba con el cabello suelto y cubría mi cara, eso hacia que yo pareciera terrorífica.
Y eso hacía que él se burlara de mí.
Y decidí cambiar.
Pedí un corte en capas cortas, me maquille, usé ropa más femenina y sonreí.
Y siguió molestándome.
Yo ya no era rara, pero él seguía sin cambiar.
Hasta que me harté.
Era receso. Él estaba solo. Y me acerque.
-¿¡Por que rayos no dejas de joderme?!- fue lo que le grité enojada.
Algunas personas posaron sus miradas en mi, pero no me importo.
Él me jalo a un lugar menos concurrido y me dijo:
-¿Qué?- parecía confundido.
Pero yo estaba dispuesta a sacar todo.
-Todos los días me molestas, me haces señas obscenas y dices cosas malas de mi cuando crees que no te oigo ni veo.-  dije enojada.
-y-yo…
-Te digo que pares, te advierto con la mirada, cambio de estilo, te dejo de hablar.- dije enojada sin poder parar.- ¡¿qué es lo que tengo que hacer para que me dejes?!
-Yo… lo siento.- dijo bajando la cabeza.
-¡¿qué?! Años de molestarme y tu “lo sientes”.- dije remarcando las comillas en el aire.
-Si, ¿qué más quieres?- dijo el levantando la cabeza.
Eso era una buena pregunta… ¿qué más quería de él?
Y de repente, me vino a la cabeza.
-¿Por qué?- susurre.
-¿Eh?...
-¿Por qué lo hiciste?- repetí.
-y-yo…- empezó y se puso rojo.
¿Él? ¿Sonrojándose? Esto se iba a poner bueno.
-y-yo.- repitió.
-¡Solo dime!- dije fingiendo enojo, la verdad, esto era divertido.
Y esta vez, en vez de repetir “y-yo” se acerco a mi.
Y me beso.
¡Me beso! No entendía nada…
Me molestaba, me odiaba y yo a él y… me besaba…
Lo más curioso fue que… le seguí el beso…
Hasta que pude reaccionar.
-¿Qué…?- estaba confundida totalmente.
-Te quiero.- dijo aún más rojo.
-No entiendo nada.
-Te amo.- dijo.
-No entiendo.- dije meneando la cabeza aun más confundida que antes.
-¡Maldita sea! ¡¿qué no entiendes que te amo?!- dijo frustrado.
-¿Q-que tu me… amas? ¿cómo?- pregunté reaccionando al fin.
-Si, te amo. Todo este tiempo te moleste simplemente por que me gustas, y mucho. No quería que nadie se acercara a ti, por eso dije cosas malas de ti. Te quiero solo para mi.- dijo.
Me quedé en shock.
El chico que tanto odiaba/amaba me quería… y por eso me molestaba…
Extraño, pero lindo… y una parte de mi le creía, la otra, solo quería correr y refugiarse en sus brazos.
Y obedecí a ambas.
-Te creo.- le dije.
Y me acerque a él.
Lo abracé y lo besé dulcemente.
Y me costaba admitirlo, pero mi amiga tenía razón cada vez que me molestaba con él: “Del odio al amor hay un solo paso” o más bien, un beso.
-¿Hiciste todo eso por mi?- preguntó sacándome de mis pensamientos.
-¿Qué?- pregunté confundida.
-Dejarme de hablar, darme miradas de advertencia y… cambiar de estilo.- dijo recordando mis palabras.
-Solo quería que me dejarás de molestar.- mentí. Sabía que quería algo más.
-Mentirosa.- dijo dándome un besito en la nariz.
-Okey, no sabía por qué lo hacía, pero lo hacía.- admití.
Y el me sonrió.
-Pero ahora lo sabes.- dijo seductoramente.
-Ahora lo se- corroboré.
Y acto seguido lo besé.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Sexto relato para el concurso

Relato nº 6: Homo miser

El humo se arremolinaba por toda la habitación lánguidamente, formando las más retorcidas formas. Me llevé otra vez el cigarro a la boca y le di otra calada. Solté el aire por la boca, turbando la tranquilidad del humo que ya moraba por la habitación.
-¡Mateo, abre la puerta! –ordenó la voz de mi madre a través de la puerta.
Con un resoplido tiré el cigarrillo al suelo. Con dificultad me levanté de la cama, tener un brazo enyesado sólo me hacía las cosas más difíciles. Atravesé la habitación y abrí la ventana para que el ambiente no se notara tan cargado.
-¡Mateo, que abras ya!
Harto ya de sus gritos corrí a la entrada y tras quitarle el pestillo abrí la puerta de un tirón.
-Como sigas apurándome tanto terminaré por romperme el otro brazo. –me quejé. 
-Eso es lo que te gustaría, así tendrías más excusas para no trabajar.- dijo como si de verdad creyese que me había caído a propósito por las escaleras. Desde el pasillo inspeccionó mi habitación con ojos maliciosos que buscaban algo de lo que culparme, y lo encontró.
-¿Qué es ese olor?- preguntó mientras su naricilla olfateaba. -¿Has estado fumando otra vez? Mateo, tienes diecisiete años, no puedes fumar tan joven. ¿Quieres morir de cáncer?
Puse los ojos en blanco. Ya me conocía su discursito de memoria.
-¿Qué haces con esas pintas? ¿No te dije ya que tu hermano iba a venir hoy a comer con Cintia?
-Unas ocho veces.
-Pues entonces cámbiate.
Me fijé en su atuendo. Como siempre iba impecable. Blusa blanca ceñida, falda ajustada y negra, de una extraña tela. Zapatos de no sé qué diseñador, también negros y de alto tacón. Su cara maquillada me miraba enfadada. Se giró bruscamente y lo último que vi antes de cerrarse la puerta fue su melena completamente lisa y de un fuerte color castaño.
Me senté en la cama y me froté los ojos con cansancio. Era agradable la brisa de tormenta de verano que entraba por la ventana. Miré el suelo y encontré el pitillo a medio acabar todavía encendido. Lo cogí con los dedos índice y pulgar y tras observarlo unos segundos le di una calada.
Me quedé pensando en lo que se enfadaría mamá al ver que no me había cambiado. No pensaba hacerlo. Roberto me daba igual, ni siquiera lo sentía como hermano. Él era el doble de mayor que yo, y desde que nuestros padres se divorciaran siendo yo muy pequeño él había vivido con papá y a mí me había tocado aguantar a mamá. No le debía nada. Y tampoco a mi madre, por mucho que ella dijese lo contrario. Todo su esfuerzo por convertirme en un ser parecido a ella había fracasado. Había creado un monstruo como tenía pensado, sólo que diferente al que ella tenía en mente. Toda mi infancia en colegios de pago con nombres ridículos en los que me recluía las mañanas, y las clases particulares por las tardes, los muchos internados en los que me había matriculado y en los que más tarde me habían expulsado, los institutos privados, tanto los del pueblo como los de otra provincia…nada, no habían servido de nada para erradicarme. Y menos el último en el que había estado, que tenía un retorcido nombre inglés, con uniformes y camisetas con el escudo impreso. Tan sólo habían servido para que la odiase más, únicamente a eso habían contribuido.
Ella nunca había querido ocuparse de mí, su última medida había sido la de poner tierra de por medio y mandarme al norte de la comunidad. Bien lejos, sí señor. Nunca me había quedado en un mismo colegio más de tres años. Había estado en todos los privados que había en el municipio, que eran una cantidad considerable. No es que me hubieran expulsado, sino que al no mejorar mis malas notas mi madre me había ido cambiando de centro. No podía aceptar que un hijo suyo no fuese perfecto como ella, pero el tiempo todo lo cambia y no le había quedado más remedio que admitir que era así. Lo achacó sin duda a los genes de mi padre.
El problema era que ahora no tenía quien cuidara de su creciente negocio de informática, el cual la mantenía ocupada todo el día. Yo ya era un caso perdido, por lo que no quedaba más remedio que recurrir a Roberto, quizá ese había sido el motivo por el que ambos se habían reconciliado después de años ignorándose.
Era curioso ver como se sucedían los acontecimientos. Le di la última calada al cigarrillo y volví a arrojarlo al suelo. Esta vez lo pisé hasta que el fuego se apagó.
***
Lunes por la mañana, no precisamente mi día favorito. Me veo obligado a levantarme porque sé que Blanca vendrá a pasar la aspiradora. Blanca era la limpiadora, venía tres días a la semana para recoger toda la porquería que mi madre y yo ensuciábamos. Mi madre sería todo lo elegante y fina que quisiera, pero en casa manchaba el triple que yo. Siempre lo dejaba todo tirado, ropa, joyas, zapatos… todo. Por supuesto, Blanca lo recogía. Era la empleada que más tiempo había durado con nosotros, cinco años divididos en el tiempo. A veces nos dejaba porque no necesitaba el trabajo o porque había encontrado uno mejor. Tan sólo volvía porque no le quedaba más remedio.
La mayoría de las empleadas no duraban mucho porque mi madre exigía demasiado por un sueldo pésimo. También aplicaba este sistema con los empleados de la tienda. Los contrataba como profesores de informática a cuatro horas, y luego les hacía trabajar ocho en distintos puestos, como técnicos, encargados de la venta… En ocasiones incluso de fontaneros. Esto provocaba la ida y venida de gente continuamente en la tienda, de todas formas ya estaba acostumbrado. Lo único que podía sentir era lástima por ellos, sólo una décima de la lástima que no sentía por mí mismo.
Me pasé la mitad de la mañana navegando por la red tirado en un sofá del salón. Blanca recorría la casa llevando la aspiradora consigo a la par que un trapo que dejaba colgando en el bolsillo trasero del pantalón. De pronto oí una voz que venía de la cocina y no era la de Blanca. Era una voz de niña. Sigiloso me acerqué a la puerta del salón y allí oculto agucé el oído intentando descubrir quién estaba en casa.
Tuve suerte, la niña no dejaba de parlotear y presumí que se trataba de la hija menor de Blanca. ¿Qué demonios hacía allí? No había llegado con su madre, Blanca había venido sola. Esperé unos segundos y creyendo que estarían en la cocina, atravesé el pasillo y bajé por las escaleras que daban a la entrada principal y que a través de una puerta conectaban con la tienda. Al cruzar el rellano vi que estaban sentadas de espaldas a mí en los escalones una chica y una niña. Las hijas de Blanca.
Hablaban entre ellas, comentaban la portada de no sé qué libro. La mayor besó la frente de la pequeña y ambas rieron. La chica tenía más o menos mi edad y la recordaba porque cuando teníamos ocho años Blanca la traía consigo a trabajar y las veces que yo estaba en casa solíamos jugar juntos. Mi madre les tenía cariño a las hijas de Blanca a pesar de las pocas veces que las había visto. Siempre hablaba bien de ellas cuando lo hacía. No podía decirse que hiciese lo mismo de mí.
Continué mi camino y pase por ellas sin saludar. Simplemente caminando a paso rápido. En unos segundos ya estaba en la tienda, esquivando las palabras que me dirigían los dos únicos empleados que mi madre había podido conservar con su carácter. Ambos jóvenes e inexpertos en el mundo laboral. Por fin encontré a mi madre en su mesa.
-Mamá ¿tu sabias que las hijas de Blanca iban a venir hoy?
-Sí ¿están ahí? –me preguntó de repente interesada.
-En las escaleras, me parece que ya se iban.
-Pues entonces voy a verlas antes de que lo hagan. Les daré caramelos. –y se fue en su encuentro.
Mi madre tenía una especie de obsesión con los caramelos. A cada cliente que venía le daba un puñado de ellos, a los niños que iban a las clases de informática les dejaba bandejitas llenas de las que ellos podían servirse libremente. Esas mismas bandejas andaban repartidas por todas las mesas de trabajo, por si a algún cliente le apetecía.
Mi vista se desplazó a lo largo del establecimiento y se detuvo en la entrada que se mantenía abierta. Desde allí pude ver a mi madre pellizcando la rosada mejilla de la hija pequeña de Blanca. La niña se arrebujó vergonzosa junto a su madre. Entonces me di cuenta de que la mayor me estaba mirando. Miré directamente a sus ojos claros antes de que se fueran y recordé los momentos que habíamos pasado juntos cuando éramos pequeños. Ambos inocentes e ignorantes, sin clases ni estereotipos, sólo dos niños que parloteaban divertidos en el saloncito. Me gustó lo que su mirada me había recordado, uno de los pocos recuerdos agradables que tenía y que creía olvidado.
Ciertamente habían pasado muchos años y ahora éramos muy diferentes. Ella parecía feliz, alegre a pesar de no tener tanto dinero como nosotros. La vida le había dado una madre y una hermana que la querían y apreciaban, y seguramente un padre también. En cambio a mí me había dado dinero, pero carecía de madre y de padre y nada que decir de mi hermano. Ahora ella estaba bien, llevando una vida normal y feliz, mientras que mi único consuelo consistía en la caja de Chesterfield que tenía escondida debajo del colchón.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)