jueves, 20 de febrero de 2014

¿Cómo se hace un libro? Crónica de mi visita a la imprenta.

Como sabéis, estoy haciendo el máster de edición de la UCM y Santillana. Pues bien, el otro día nos llevaron a una imprenta para ver cómo funciona y debo decir que fue alucinante. Y, desde luego, lo bastante interesante para contaros la experiencia.
La imprenta, que por cierto está en Móstoles, es tan inmensa que necesitan tres naves para realizar todo el proceso de un libro. Cualquiera pensaría que es un objeto bastante simple, pero sólo en su materialización hay implicados un montón de pasos.
El primero de todos es previo a la impresión, consiste en revisar los pdf con el material, organizarlos para que cuando se doblen en los pliegos queden ordenados (imposición). Todo se comprueba al detalle para que los colores sean exactamente los que se quieren.
Creo que es conveniente que explique esto de los pliegos. Si os fijáis, cualquier libro está dividido en varios cuadernillos de 16 o 32 páginas, que tienen su origen en una inmensa hoja de papel que se ha plegado varias veces. De modo que en esa inmensa hoja de papel no pueden ponerse las páginas seguidas o, al plegarlo, quedarían desperdigadas y con unas cuantas al revés. He encontrado esta imagen en internet que muestra cómo pueden organizarse las páginas (se organizan en función de cómo las vayas a plegar, claro):
Volviendo a donde me quedé. Una vez colocadas las páginas en su sitio (antes lo hacían a mano, ahora va todo a ordenador) se imprimen, se doblan y se manda el ferro (los cuadernillos ordenados) al editor para que los revise. Aunque en principio este paso era para que comprobara que las páginas estaban donde debían, los editores aprovechan el paso para hacer una corrección extra.
Aprobado el ferro, se procede a hacer las enormes planchas de impresión, para lo que se usa un láser. Tiene que haber una por cada tinta. Como sabéis, la impresión se hace a cuatro tintas, que son cian, magenta, amarillo y negro. También hay que hacer una nueva plancha si se va a usar un color pantone en concreto. Las planchas aguantan tiradas considerables, pero si se va a hacer una demasiado grande se hornean para que duren más.
De ahí se pasa a la impresión, que hay que dividir en dos. Empiezo hablando de las máquinas offset, que imprimen las hojas de papel, de las que os he hablado, ya cortadas. Se llaman así porque el rodillo en que se echa la tinta va a un rodillo de caucho y ese es el que imprime sobre el papel. Hay tantos rodillos como tintas, y tienen una precisión milimétrica (si una sola plancha quedara algo desplazada, las imágenes quedarían borrosas y mal). Algunas de esas máquinas son tan rápidas que imprimen fácilmente 7000 por hora.
Esta imagen de internet enseña cómo se imprime en offset a dos caras (algunas máquinas imprimen a una cara y hay otras máquinas que dan la vuelta a enormes palés de papel para imprimir por la otra).
Después nos enseñaron los enormes containers donde se guardan las tintas, que viajan en tuberías a las máquinas que las necesitan (un chip es el que lleva el control, pero antiguamente era un operario el que echaba la tinta a mano). En esa sala también estaban los plastiquitos que se usaban antes para crear las planchas de cada color (ahora son archivos) y que no se han digitalizado aún. Además, nos abrieron un bote de pantone para que viéramos que la tinta no es precisamente muy líquida, sino bastante grasa.
Luego, tras ver dónde tenían almacenados los papeles (hay un montón de marcas y tipos, y todos se deben guardar a una temperatura y humedad determinadas o si no luego se expande y el cuadernillo queda sobresaliendo del resto), nos llevaron a la rotativa. Esa impresiona más, no sólo por su rapidez, sino porque los cuadernillos salen de ella plegados. Esta vez no se imprime sobre el papel cortado, sino sobre enormes bobinas. En segundos, se imprime, seca la tinta, se corta y se pliega. ¡Ni siquiera hace falta pararla para cambiar la bobina!
Luego viene el proceso de encuadernado. Empiezo por la tapa blanda. Los de las rotativas ya están plegados, pero los de la máquina offset los pliega una máquina aparte. Por cierto, olvidé decir que para plegar bien se hacen orificios de modo que salga el aire y se aplaste mejor.
Después una máquina se encarga de poner cada cuadernillo en su sitio (pensad que hasta el momento tenemos todos los cuadernillos 1 juntos, todos los 2 juntos...). Dependiendo del tipo de encuadernación, se cose (ya casi no se hace) o se encola (fresado). Tras eso añaden la cubierta sobre los cuadernillos.
En este punto tenemos el libro sin cortar, de modo que ni siquiera se pueden pasar las hojas y todo sobresale por todas partes. Si tiene solapas, pasa por una máquina que levanta las solapas y hace el corte en la parte larga (como sabéis, las solapas sobresalen un poco, si se guillotinara tal cual se rompería), tras lo cual se corta la parte de arriba y la de abajo. Si no tiene solapa se guillotina directamente.
Si la encuadernación es con grapa los cuadernillos se han organizado de forma distinta y se van superponiendo en una especie de triángulo.
En cuanto a la tapa dura... la máquina no estaba en funcionamiento por un imprevisto, pero nos la enseñaron y explicaron. La cubierta no es simplemente una imagen en papel durillo, sino tres cartones (el del lomo más blandito) "envueltos" en el papel donde se imprime la imagen de cubierta. Aquí una imagen de internet, por si no me explico bien ^^:
En vez de pegar el lomo directamente sobre los cuadernillos, éstos se refuerzan y se les pegan unas guardas, a las que a su vez se pegan los cartones. Por eso quedan como huecos al abrirlos. Por supuesto, hay muchos añadidos en el proceso, como las tiras para marcar por dónde vas, o la telilla decorativa que se ve arriba de muchos ejemplares, pero no me voy a complicar la existencia intentando explicar eso, especialmente teniendo en cuenta que no fue posible verlo en vivo...
Y eso es todo. Espero no haberme dejado nada, pero había tantísimas cosas que resulta complicado hacer una crónica precisa y detallada. Además, verlo en directo no tiene nada que ver con leer las explicaciones, y no soy tan buena cronista como para transmitir todo perfectamente (tampoco fui con la idea de hacer una entrada en el blog, se me ha ocurrido a posteriori), pero ojalá haya resultado ilustrativo y os hayáis hecho una idea.
 Follow on Bloglovin

5 comentarios:

  1. ¡Que complejo! Yo vi un vídeo del proceso y es bastante interesante. Verlo en persona seguro que fue mucho mejor.

    ResponderEliminar
  2. WOW!! Debió de ser en verdad toda una experiencia!!
    Me alegra que te profundices mas en el tema, eso ya te da mas conocimiento de los procesos que se llevan a cabo, realmente muy bueno!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. He de decir que creo que es la entrada más interesante en tiempo que he leído *O* Me ha encantado saber un poco más de edición! Muchísimas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Fue una visita super interesante, tenía que compartirlo ^^

    ResponderEliminar
  5. Jesús bendito qué complicado todo! Ahora no me parecen tan caro los libros. Muy interesante todo lo que cuentas. Besos.

    ResponderEliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)