lunes, 10 de septiembre de 2012

Autoediciones sí, gracias... aunque con matices.

Imaginad mi estupefacción cuando me encuentro un artículo en El Tiramilla, escrito por un conocido autor del panorama juvenil, en el que viene a decir que las autoediciones no son más que libros publicados por niñatos ególatras a los que han financiado sus padres y a los que ciertas editoriales han estafado. El contenido bien podría haber pasado por una advertencia a dichos adolescentes, pero la forma... bien, si lo leéis entenderéis lo que estoy pensando. Sólo con el título y subtítulo se ve por dónde va el artículo: ¿Autoediciones? ¡No, gracias! ¿Suficiente para calmar y colmar un ego?
Puede que en una buena parte de los casos así sea, pero en muchos otros no puede estar más lejos de la realidad. No obstante, artículos como este desprestigian el mundo de la autoedición (en favor de autores como el que escribe semejante perla, por cierto) y hacen que la gente meta a todos los autores autoeditados en el mismo saco.
Sí, he leído mucha mierda autopublicada. Testigo de ello son algunas de mis reseñas publicadas y otras que están por venir, pero no por ello digo que todos los autopublicados son iguales. No lo digo por ser yo misma una de ellos: ya sabéis, los que me conozcáis, que mucho antes de sacar mi primer libro por mi cuenta ya pensaba así. Pero vayamos punto por punto.
Para autoeditarse no hace falta tener una editorial.
Tenemos innumerables plataformas para hacerlo, e incluso podemos recurrir a una imprenta directamente, a bajo coste. Eso, por supuesto, implica la entrada en el mercado de algún que otro megalómano que escribe por primera vez en su vida y se cree que ha hecho la mejor obra del mundo. No lo niego, pero eso no significa que no se encuentren auténticas joyas.
No todas las editoriales de autopublicación son iguales.
De hecho, para evadir ese tipo de estafas de las que habla el autor muchas veces sólo hace falta leer detenidamente el contrato y tener sentido común. Yo, personalmente, prefiero no contar con ellas, porque económicamente hablando no me compensa. Bien es verdad que tengo conocimientos de diseño y maquetación que me permiten defenderme y hacer un trabajo decente con mis libros, conocimientos de los que no todo el mundo dispone. Pero aun así, por comentarios que oigo en diversas fuentes, no todos los autores que se autopublican con esas editoriales han sido estafados. De hecho, muchos de ellos están dispuestos a repetir con esas editoriales, porque les gusta cómo trabajan y cómo han sido tratados. Sí, hay estafas, pero no todo son estafas.
El mercado está saturado, pero en algunos nichos aún hay hueco.
Las editoriales reciben muchos más manuscritos de los que necesitan o incluso se molestan en leer. Además, aunque en ese sentido no estuvieran tan saturadas, no todas están dispuestas a correr riesgos con un autor desconocido, tanto menos en estos tiempos de incertidumbre. Sólo hay que ver la cantidad de libros extranjeros que se traen y cómo los nombres de autores españoles son casi anecdóticos en las librerías.
No obstante, hay un mercado amplísimo en internet y es ahí donde los autopublicados y los noveles se están moviendo, por lo general. En internet hay muchos nichos sin explotar, que las editoriales no han localizado o no se molestan en utilizar por su pequeño tamaño, incompatible con sus tiradas. Los autopublicados sí que pueden permitirse explotar esos nichos, por así decirlo: sus tiradas son menores y compensa dirigirse a ciertos públicos, que por su parte se sienten agradecidos porque se dirigen a ellos.
Por otra parte, los que nos autoeditamos de forma más seria no somos idiotas. Hacemos una inversión y nadie se gasta el dinero si no hay posibilidad de recuperarlo. Si hago un libro que sé que no vale o no se va a vender, no me molesto en sacarlo al mercado. Manchará mi nombre y encima perderé dinero. Sí, puede haber pérdidas por diversos motivos, pero uno se lo piensa antes de sacarlo.
En cualquier caso, hay que tener en cuenta que, tal y como está la cosa últimamente, intentar publicar con una editorial sale caro. Algunas de mis obras, las que por ciertas razones juzgo que pueden triunfar en el gran mercado y no en pequeños nichos, las voy a empezar a mandar. Un dineral gastado en registrar, imprimir, encuadernar y enviar los ejemplares. ¿El resultado? Ni idea, pero no puedo dejar de preguntarme si, de ser aceptados, se logrará compensar el pastizal que me voy a dejar en todo esto.
Insinuar que por ser joven no escribes bien es una absoluta ridiculez.
Todo está en ser constante, en esforzarse. Evidentemente, si escribes y lees desde los veinte es de esperar que a los veintiuno o los veintidos no seas un maestro (aunque tampoco necesariamente tienes que ser un desastre). Pero ¿y si escribes y lees desde los 16? Eso significa que a los 21 ya llevas cinco años trabajando, esforzándote y mejorando. Para lo cual, por cierto, es necesario recibir críticas y comentarios constructivos ya que ¿de qué diablos sirve escribir y esconderlo en un cajón?
¿Y si escribes desde los doce? A los veintidos llevas la friolera de diez años escribiendo. Malo sería que el fruto de ese trabajo fuera un bodrio.
En definitiva: 
Meter a todos en el mismo saco es absurdo. Que este autor se haya encontrado casos es lógico, pero que piense que esos casos son lo único que hay y que transmita de una forma tan tajante su rechazo a las autoediciones me parece vergonzoso. Siempre tendremos a los típicos creídos, a los megalómanos, pero esos no deberían eclipsar a los demás, a los que se esfuerzan por hacer algo de calidad.

9 comentarios:

  1. no se como se relaciona un gran ego con libros autopublicados, si las personas tienen el dinero para publicar sus libros, lo pueden hacer y punto! y hay libros buenos y malos, (autopublicados o por editorial) igual es subjetivo, depende del gusto de cada uno. que poca visión de las cosas tiene las personas ke generalizan!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente d acuerdo kntigo mi niña... Estos casos no se pueden ignorar, gracias por denunciarlo en tu blog. Es patetico oir eso entre compañeros...

    ResponderEliminar
  3. Es a lo que voy, está muy bien que avises de ciertas estafas pero la forma de decirlo es realmente ofensiva y ni siquiera se ha informado bien. Ha puesto a todos en el mismo saco. Un libro autopublicado puede ser eso, pero hay muchos que no.
    Los míos tienen horas y horas de trabajo, pasan por cinco correcciones como mínimo, por no hablar de la maquetación y diseño. Y no se queda ahí la cosa: pasan por lectores beta y luego por los lectores normales de internet. Sólo cuando empecé a leer las opiniones de estos, muy favorables, me decidí por sacarlos en papel.
    Cualquiera que lea lo que dice ese señor y vea que soy autopublicada me etiquetará como una desesperada por sacar un libro en papel sin editorial, cuando lo cierto es que ni siquiera me molesté en buscarla y lo hice sólo a petición de mis lectores en e-book. Pero la etiqueta que nos ha puesto a los autopublicados seguirá ahí y mucha gente que no esté informada se fiará de lo que dice este hombre y ni siquiera se molestará en darnos el beneficio de la duda.

    ResponderEliminar
  4. Lo peor: que twitter se inundó de retweets y que muchos le han dado la razón como a los locos, lo que ayuda a propagarlo más por las redes... Que no digo que el hombre tuviera esa intención al escribirlo, pero igual de importantes que el mensaje son las formas... incluso más.

    ResponderEliminar
  5. tienes toda la razón. sólo porque te has topado con un libro malo no quiere decir que todos lo sean. hay quienes tiene verdadero talento y por x o y motivo no tienen el apoyo de una editorial, que se le hace... así es el mundo.
    además concuerdo con nanni, la verdad.. si quieren publicar su libro y tiene el dinero, pues que lo hagan!!

    ResponderEliminar
  6. Esa es otra. Yo personalmente no lo hago por capricho, estudio muy bien el panorama antes, pero si alguien quiere sacar su libro por capricho está en su derecho. Hay estafas, sí, pero como digo se evitan por mero sentido común.
    Además, todos tienen que empezar de alguna forma y ahora las oportunidades brillan por su ausencia...

    ResponderEliminar
  7. Es un tema que da para un debate bien largo. Opino en general como tú, hay libros autoeditados que son un fiasco, otros que son pasables y los hay hasta que son buenos. He leido de todo, aunque siempre hay que tener presente la realidad de la autoedición, cualquiera que tenga pasta para invertir (sea mucha o poca) puede ver editado su libro sea en las condiciones que sea sin importar la calidad que ofrezca al lector. También sucede que para ciertas obras no hay cabida en las editoriales, por los motivos que sea, y es una pena que se queden sin leer solo porque no tratan sobre el tema de moda o porque no sean políticamente correctas (por poner ejemplos).
    No se puede decir "de este río no beberé" pero de momento, personalmente, nunca me he planteado la autopublicación porque para que el público lea lo que escribo solamente tengo que hacer un pdf, que son gratis, y lo subo para que lo lea todo el mundo sin pagar un duro. En el caso de autoeditarme está claro que lo haría por mi propia cuenta y riesgo y de manera independiente a las editoriales.

    ResponderEliminar
  8. Seamos realistas, una gran mayoría de la producción cultural, "oficial" o no, tanto en cine como en música, libros... es basura. No sólo hay libros de baja calidad en autopublicación. He visto editoriales que hacen correcciones malísimas, traducciones horrendas. Hay algunos libros sacados por editoriales que son de relleno, para ocupar espacio en los estantes que de otra forma ocuparían los competidores. ¿Que si no hay filtros pasa más? Sí, pero no se puede generalizar.
    Yo no me lo planteé. Ya sabes que saqué el pdf de Atrapada en otra dimensión gratis y que sigue circulando de esa forma por ahí. La cosa salió bien (mejor de lo esperado) y la gente me lo pidió en papel, pero si no nunca se me hubiera ocurrido. No sigo mis impulsos en ese aspecto, si Incursores de la noche no hubiera sido otro éxito de descargas y no hubiera recibido buenas opiniones de lectores anónimos no lo habría sacado tampoco. Eso sí, nunca quise hacerlo con una coedición, pero respeto al que publica de esa forma.

    ResponderEliminar
  9. Ni caso guapa que aqui todos nos conocemos ;) cada uno es un caso unico y particular asi que dont worry y muchos animos

    ResponderEliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)