jueves, 6 de julio de 2017

Crónica: Visita al Museo Arqueológico Nacional

Llevaba un año rondándome la idea de visitar este museo y, aprovechando que estaba por Madrid, que tenía que hacer tiempo desde la hora de la comida hasta el ballet a las 20:30 (había comprado una entrada para El lago de los cisnes, ya os contaré) y que tenía una invitación, decidí pasarme.
Lo primero que debo decir es que, si lo buscáis con google, os va a dirigir a la Biblioteca Nacional. No, no se equivoca. Está justo detrás, aunque si no lo sabes puedes perderte (lo digo de primera mano). Y lo segundo que os diré es que vayáis con tiempo si queréis verlo todo. Con mucho tiempo. Yo entré a las 14:10 y salí de ahí a las 19:20... y eso que me di prisa y no leí todos los carteles ni vi todos los vídeos.
La visita comienza con la prehistoria en España, que es lo más largo, y continúa cronológicamente casi hasta la actualidad. Todo está etiquetado (en ciertas piezas con mayor detalle que en otras) y hay carteles y vídeos que puedes poner para ampliar información. También hay gafas de realidad virtual en varias salas, pero estaban todas ocupadas y, cuando ya no lo estaban, tuve que elegir entre ponérmelas y llegar a tiempo al ballet. Así que no sé de qué irán, pero parece que tienen éxito. Todo está muy bien organizado y resulta interesantísimo ver cómo van cambiando las cosas conforme avanzas en las vitrinas (y por tanto en el tiempo). 
Al final de la exposición cronológica hay una parte sobre la historia del museo. Me sentí tentada de saltármela, pero me quedaba todavía bastante tiempo y acabé por meterme. Menos mal, porque cuando acaba esa empieza... ¡la parte de arqueología en otros países! Es decir, entre otros, Egipto y Grecia. Tienen desde momias hasta cositas pequeñas, y en la parte de Grecia hay muchísima cerámica. Generalmente la cerámica no me va, pero la griega, con sus escenas pintadas, sí que me interesa. 
Después de esta parte hay una dedicada a la moneda, pero esta sí que la vi a la carrera porque tenía que salir cuanto antes para llegar al ballet con un poco de tiempo. Es lo que tiene haberme detenido más de la cuenta con Egipto, ya sabéis que me encanta.
En definitiva: me encantó el museo. Me hubiera pasado el día allí. No sé por qué no fui antes y, desde luego, volveré y os lo recomiendo sin dudar si sois amantes de la historia.
Banner Apúntate a la newsletter
Follow on Bloglovin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)