miércoles, 4 de enero de 2017

"Novela" no es igual a literatura... pero debería

El otro día estaba hablando con una amiga sobre LITERATURA, así, con mayúsculas, cuando surgió un tema controvertido a la par que interesante: qué es literatura o qué no. 
Más de uno me crucificará por lo que estoy a punto de escribir pero... creo firmemente que no todas las "novelas" que se publican hoy en día son literatura. Literatura implica un esfuerzo consciente por usar el lenguaje a un nivel artístico (la misma definición de la RAE avala mi afirmación: arte de la expresión verbal), lo cual choca de lleno con muchos autores que simplemente vomitan la historia que quieren contar sin prestar la más mínima atención a las palabras que usan o a cómo se expresan. Ciertos editores siguen el juego haciendo una corrección superficial y mandándolo a imprenta. Luego, se nos venden estas narraciones como si fueran novelas, lo cual, siguiendo con la RAE, no puede ser, ya que una novela es una "obra literaria narrativa de cierta extensión" y, como ya he dicho antes, de literarias solo tienen el marketing. De ahí el entrecomillado del título de esta entrada.
No quiero decir con ello que no sean disfrutables: al contrario, muchas veces lo son, a pesar de que tienden a tener expresiones erróneas, párrafos confusos y una construcción espantosa en algunas frases. Solo digo que no son literatura, ya que no derivan del deseo del autor de plasmar su historia de una forma bella y digna, sino que son fruto de lo que le sale en el momento en el que se pone a escribir, sin dedicarles a las palabras ni un segundo pensamiento.
Entiendo el punto de vista de esos escritores y editores que eligen el camino fácil, porque sé lo que es pasarse horas meditando sobre si una palabra es la más adecuada, buscando sinónimos, luchando contra repeticiones y construcciones de frases complicadas, reescribiendo y puliendo... Hay que tener mucha paciencia y que trabajar mucho, ¿para qué esforzarse, si el mercado acepta como literatura cualquier obra de ficción que se publique?
Como digo, lo entiendo pero no lo comparto. Como autora, deseo mantener mi dignidad a toda costa y creo que mis historias merecen algo más que salir de mi mente: deben de ser disfrutadas tanto en su contenido como en su forma. Quiero que, aunque el lector no ame esa historia (porque no todas las historias son buenas para todo el mundo) al menos ame la forma en que está escrita. Como lectora, no puedo evitar sentirme un poco estafada por ciertas tomaduras de pelo, como que me vendan ciertos "fenómenos literarios" sin que tengan nada de literario. Porque sí, no niego que sean un fenómeno, y puede que disfrute de la historia, pero me duele comprar algo en busca de literatura y encontrarme con una narración que apenas roza lo aceptable en términos de lenguaje.

¿Y vosotros? ¿Estáis de acuerdo con mi valoración o pensáis que la literatura es toda obra de ficción que se publica? ¿También os sentís un poco engañados? Y los que seáis autores, ¿os esforzáis como yo en hacer algo literario o simplemente dejáis salir lo que lleváis dentro y a otra cosa, mariposa?
Follow on Bloglovin

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Así lo veo yo. Me parece una reflexión clara y exacta, el aspecto formal cuenta y mucho, pero hay lectores de muchas clases, lasmayoría disfruta con la historia porque concuerda con su sentir o tiene sintonía con su experiencia vital. Hay otros lectores que se quedan (que nos quedamos) pasmados ante un buen extrañamiento literario, una forma sencilla de expresar algo, incluso aparentemente vulgar pero con un punto de creatividad. Diré un ejemplo muy simple, casi ridículo (cito de memoria). Hace muchos años leí unos relatos de Marcel Schwob, (traducidos, lo que hace aún más discutible el ejemplo). En uno de ellos el protagonista es un pirata que lo van a ahorcar y exclama: !Qué joder! Algo aparentemente vulgarísimo. Pues bien, nunca en mi vida he oido esa expresión dicha así, ese "qué" la cambia, le da un valor indescriptible, retórico, extraño, que sin dejar de ser vulgar y propio de un pirata es ya literario. Hasta en eso, tan grosero, puede estar el valor literario.

      Eliminar
    2. Que haya palabras malsonantes o groserías no descarta lo literario. Si el personaje lo pide, por supuesto que tiene que tenerlo. De hecho, lo no literario sería que el pirata hablara con lenguaje culto solo porque es más bonito a la hora de leerlo y no ofende sensibilidades.
      Es igual que cuando los personajes usan dialectos o expresiones coloquiales, si el texto lo requiere es literario. Pero si un tipo de clase alta habla como un pandillero solo porque al autor no le sale un lenguaje más rico (o viceversa)... lo literario se pierde.
      Lo importante es que todas las frases estén pensadas y se ajusten a lo que es necesario para el contexto de la historia

      Eliminar
  2. También estoy de acuerdo, ya me tope con varias obras muy fuera de lugar, en las que a veces la idea es original y al momento atrae pero luego pierde todo el encanto. Escribiendo cometí muchos horrores cuando apenas comenzaba pero ahora primero dejo que salga la historia y después releo y trato de corregirla. También creo que lo principal debería ser la Literatura, porque es lo más bello de las palabras. ¡Genial articulo, lo compartiré!
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)