miércoles, 16 de marzo de 2016

12 pasos para acercarte a un blogger... sin cabrearle

Como escritora que se ha autopublicado, sé lo difícil que resulta a un autor dar visibilidad a un libro. Pero muchos se van por el camino fácil, o por uno de ellos, que es abordar a todos los blogueros que encuentran para que reseñen su libro. Como bloguera, os puedo asegurar que no es ese el camino correcto. Al contrario. Es el camino para que te pongan en su lista negra y, si llegas a cierto nivel de ridículo y de ego subido, para ser objeto de burla en según qué conversaciones.
Acercarse a un blogger tiene mucho de sentido común, pero no está de más que comparta con vosotros algunas normas...
1. Investiga antes de contactar y, desde luego, antes de pedir nada. No todos los blogs reseñan a cualquier autor. No todos los blogs reseñan cualquier género. No todos los blogs publican información de novedades. No todos los blogs aceptan libros en formato electrónico. No todos los blogs aceptan libros en papel. Y muchos blogs tienen una sección o alguna entrada explicando sus normas. ¡Lee dichas entradas y te ahorrarás muchos cabreos!
Además, a todos los blogueros nos gusta que nos llamen por nuestro nombre o que al menos sepan cuántos somos en el blog. No es la primera vez que recibo un mensaje tipo "Querido bloguero" (soy una mujer, amigo, ¿de qué vas?) o con las peticiones en plural (llevo el blog yo sola, amigo, ¿de qué vas?) o, lo que es peor, además de dirigirse a mí de esa forma me intentan colar un libro para ayudar a los hombres a ligar con chicas (y, por desgracia, no me lo he inventado).
2. Sé educado (y no mientas). Lo mínimo son el saludo y las despedidas, pero en la educación me refiero a cosas como el tono (las exigencias las justas, los "sería una estupidez rechazar leer esta obra" son ofensivos...) e incluso las mentiras ("sigo tu blog desde hace mucho", "me encanta tu blog"... pero nunca te he visto entre mis seguidores, ni has comentado jamás, ni sabes de qué va mi blog... amigo autor, se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, ¿sabes que mentir (y mentir mal, para colmo) es de mala educación?). Con las mentiras estás diciéndole al blogger que es tonto y tú eres muy listo, así que la reacción lógica es "eres tan listo que vas directo a mi carpeta spam y a mi lista negra".
3. Preséntate (pero sé breve, no le sueltes una parrafada). 
(Las primeras son obvias, ¿verdad? Pues no: todavía recibo emails que solo dicen: "Adjunto mi libro para su reseña". Y a veces el dichoso libro ni siquiera es novela, sino manuales o ensayo. Y mientras lo marcas como spam piensas: "¿Quién es este tío y cómo ha conseguido mi mail?")
4. Presenta tu libro: no des trabajo al blogger y facilítale, como mínimo, una sinopsis y una portada. Los dossieres de prensa se agradecen, al igual que los booktrailers, pero vamos, con que no le obligues a invertir su escaso tiempo en investigar qué es lo que quieres que reseñe ya has ganado un punto.
5. No le ofrezcas una segunda, o tercera parte, si no ha leído la primera. Parece coña, pero hay quienes lo hacen...
6. No pretendas que, además de reseñártelo, te lo compre. No solo es obvio: es el recolmo. No sé qué se piensan algunos. Los bloggers hacen sus blogs y sus reseñas por amor a los libros, pero es un trabajo. Un trabajo que, si estuviera remunerado, valdría mucho más que un ejemplar gratuito. Si no te lo crees, cuenta las horas que lleva leer el libro, más las horas que lleva hacer la reseña y multiplica por el sueldo mínimo por hora... seguro que sale mucho más dinero que lo que vale tu ejemplar, es decir, que si el bloguero invirtiera ese tiempo en otra cosa que no sea leer y reseñar tu libro ganaría mucho más dinero de lo que le costaría comprártelo, lo que quiere decir que te está dando mucho más de lo que le das tú a él, así que pretender que encima te pague es de tener mucha cara dura. En definitiva, el blogger se compra los libros que le da la gana por placer y los reseñará, pero si eres tú el que quiere que lea tu libro y que haga la reseña lo mínimo es un ejemplar gratuito.
7. Sé humilde. En serio. El blogger no te conoce de nada, pero te aseguro que tirarte el pisto e inventarte una trola nivel "Soy el nuevo Dan Brown" no te ayudará a ganártelo. Al contrario, le harás gracia y mandará tu mensaje a la papelera.
8. No exijas ni impongas nada. Decirle a un blogger que cambie su forma de reseñar es como si vas a casa de alguien y le obligas a cambiar los muebles de lugar porque así estás más cómodo. E intentar obligarle a que lea el libro cuanto antes y haga la reseña ahora mismo solo logrará que le apetezca menos y lo coja (si lo coge) con mala leche y predisposición negativa. Ya se lo leerá, cuando tenga tiempo y ganas. No te pongas pesado hasta que no haya pasado un tiempo prudencial (unos mesecillos, vamos).
9. No insistas. Un "no acepto novelas ahora mismo" es lo que es. No le mandes la novela para que la reseñe más adelante (eso es una forma de imponer, por cierto). Como mucho, vuelve a contactarle dentro de un par de meses para ver si ya está libre. Además, a lo mejor el blogger te lo ha dicho porque no le llama nada el libro y no quiere herir tus sentimientos: si te pones pesado, a lo mejor cambia de actitud... Si directamente lo rechaza, no pierdas el tiempo intentando convencerle de otro modo.
10. Acepta las críticas. Tú has entregado tu libro para una reseña y debes aceptar que el blogger sea sincero. Si no le ha gustado, mala suerte: le hubieras investigado mejor. Tómatelo como una forma de mejorar y no arremetas contra él. Tienes las de perder, porque es tu imagen (junto a tu dignidad) la que estás tirando a la papelera.
11. Cuida tu ortografía y tu redacción. La más obvia de todas: si no sabes ni escribir un puñetero e-mail, el blogger deducirá que tu novela será peor... mucho peor. Da igual que la hayan corregido: uno se fija en cómo te presentas, y tú te presentas con tu mail.
12. Sé agradecido. Comparte la reseña en tus redes sociales, comenta...

Por supuesto, con estos doce pasos no pienses, ni por un momento, que tienes asegurada tu reseña. Pero al menos no pondrás al bloguero en tu contra, no le ofenderás, no contribuirás a que su política de admisiones se endurezca ni a que su nivel de frustración contra los autores crezca. Tú quedarás bien, el bloguero se quedará con buen sabor de boca y, aunque te rechace, habrás dado un primer paso para establecer una relación cordial con él. Que ya es mucho.

¿Se os ocurre alguna más?
Follow on Bloglovin

10 comentarios:

  1. *aplausos, muchos aplausos*
    Parece increíble que se tengan que decir estas cosas ¿verdad? Yo en ese sentido he tenido bastante suerte, todavía no me he topado con algún exigente o que al menos no se presentara como se debe, aunque si que han fallado en informase primero.
    Creo que lo suyo en el caso de los ejemplares sería preguntar en qué lee. No todos queremos leer siempre en papel o digital, pero algunos directamente deciden por ti, además de los favoritismos. Parece que un blog grande merece más un ejemplar en papel que uno pequeño, también es verdad que "obtiene más beneficio" pero el tiempo invertido es el mismo.

    Un saludo y gran entrada.

    ResponderEliminar
  2. Hola !!
    Muy buen post ! y tu entras en las dos categorías, escritora y blogera jajaja!!
    Por suerte he tenido bastante suerte en estos años, quienes me escriben son muy educados y la mayoría va a la pestaña de contactos y lee que que ya no estoy aceptando tanto, ahora solo lo que llegue hasta unas 200 o 250 paginas, mas no. Pero también he tenido algunos que dicen seguir mi blog, que esta super bueno, que bla, bla, bla, otros ya se presentan y me dejan el libro, y han sido pocos los que me los han enviado en físico ya que al ser de otro país eso cuesta mas. Pero bueno, tienes razón en todos los puntos, a veces no damos a basto con tantas lecturas y no nos vendría mal un sueldito xD. Ni modo, todo sea por el amor a las letras. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razon tienes en todos y cada uno de los puntos. Una entrada realmente buena que voy a compartir ahora mismo por mi FB.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡Me alegro de que os guste la entrada! Yo es que ya me he encontrado de todo, y después de hablar con otros y ver que es recurrente... tenía que escribirla.

    ResponderEliminar
  5. ¡Genial entrada Déborah! Tienes muchísima razón en todo. Yo, hasta la fecha, he tenido suerte y no me he encontrado con ninguno que no fuera educado, pero conozco casos de los que comentas.

    Comparto la entrada.

    Un besazo
    Criss

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno!! Te doy toda la razón en cada punto!!
    Un saludo!! :)

    ResponderEliminar
  7. ¡Totalmente de acuerdo contigo! Y creo que he tenido suerte porque de momento, no he puesto a nadie en mi lista negra jejeje Si que es verdad que he recibido mails de esos que no saben ni quien soy, pero bueno, me lo tomo con paciencia. Y por supuesto, aviso de que leeré el libro, si me llama, pero que tardaré. Y ahí tambien tengo suerte porque nadie me ha metido prisa, de momento.
    Un gran post ;)

    ResponderEliminar
  8. La que tiene mala suerte soy yo, me tocan todos XD

    ResponderEliminar
  9. Como me gusta leerte!!! Jajajaja lo comparto y ánimo a todo el mundo a ser fiel a lo que lee ,sin faltar el respeto pero con fundamentó. Maravilloso post

    ResponderEliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)