martes, 24 de marzo de 2015

7 cosas a tener en cuenta al elegir una portada

La portada es uno de esos elementos que pueden determinar el éxito o el fracaso del libro. Atrae la atención del lector y hace que destaques entre las decenas de novedades que te rodean, pero lo más importante es que transmite un mensaje al lector sobre lo que está a punto de comprar. ¿Cómo elegir una buena portada, sin embargo? Aquí van algunos puntos a tener en cuenta: 

1. Cuánto puedes gastar. 
Cuanto más personalizada y única sea la portada, más dinero nos costará. Existen muchas opciones adaptadas al presupuesto de cada uno: 
  • Portadas totalmente personalizadas, que pueden llegar a implicar sesiones de fotos en exclusiva o a contratar a un ilustrador para llevar a cabo algo muy exclusivo. Suelen ser portadas muy caras.
  • Portadas semipersonalizadas, que tienen base en una imagen cogida de un banco y que se adapta a las necesidades de un libro cambiando colores, zoom... Al estar basadas en una imagen de un banco, nos arriesgamos a encontrar otras portadas similares (salvo que compremos la imagen en exclusiva, en cuyo caso nos tienen que asegurar que no se ha utilizado ni se utilizará esa imagen más), pero es una opción bastante más económica que hacer la portada desde cero.
  • Portadas prediseñadas, en las que el margen de personalización se limita a pequeños detalles. Son muy económicas, y en muchos casos está disponible la posibilidad de comprarlas en exclusiva a un precio bastante económico, como en el caso de las que vendo en mi empresa de servicios editoriales
2. ¿Cómo y a quién quieres vender el libro? 
Aunque algunas novelas tienen un género muy marcado y se dirigen claramente a un público en concreto, no siempre es así. En ocasiones, en especial cuando hay mezcla de géneros, tienes que elegir a quién te quieres dirigir y encaminar toda tu comunicación (de la que forma parte la portada) hacia unos u otros
Por ejemplo, Incursores de la noche tiene una mezcla de géneros que hacía que la novela se pudiera dirigir a varios públicos a los que les atraen diferentes géneros: a gente a la que le guste algo con más acción/aventuras, gente a la que le guste la romántica en general, amantes del ciberpunk y las distopías... La primera portada, creada por Karol Scandiu, estaba encaminada a un público juvenil al que le atrajeran las distopías. Años después, cuando decidí reeditar la obra, cambié también la línea de comunicación hacia la juvenil romántica paranormal y yo misma elaboré una portada siguiendo esa línea. Algo similar ocurrió con la reedición de Atrapada en otra dimensión: cambié totalmente la orientación de la comunicación para dirigirme a otro público distinto.

3. ¿Pega con el libro? 
Puede que la imagen sea bonita y atractiva para el público al que va dirigido pero, ¿realmente representa la historia que estás contando? Tienes que asegurarte de que los detalles (color de pelo, objetos...) sean coherentes, que den pistas del tono del libro y de lo que se va a encontrar en el interior. 

4. ¿La imagen se adapta al formato del libro? 
Podemos usar la imagen solo en la portada o integrarla en el desarrollo de la cubierta. En el primer caso, la imagen debe ser vertical o ser lo bastante grande como para recortar la parte que nos interesa en las medidas deseadas. En el segundo caso, es recomendable una imagen horizontal y hay que tener en cuenta que los detalles que quieres que aparezcan en la portada estén en el lateral derecho (pueden estar en el izquierdo y voltear la imagen, pero a veces el cambio hace que nos desagrade una foto que antes nos gustaba y si hay texto queda feo). 

5. ¿Has seguido una línea editorial hasta el momento y quieres mantenerla? 
Es decir, si en libros anteriores usaste el mismo formato, has puesto la tipografía a la misma altura... De ser así, y querer mantenerlo, tienes que tener en cuenta todo eso antes de seleccionar los elementos de la portada. 

6. ¿Es la imagen realmente lo que quieres destacar? 
Normalmente prima la imagen pero, en ocasiones, los libros tienen un título tan potente que es lo que interesa destacar. A veces se pueden hacer las composiciones en torno a la decoración de ese título y se llama la atención mucho más que con una imagen o ilustración. En otras ocasiones, lo que hay que destacar es el nombre del autor si este tiene muchos seguidores fieles y lo demás pasa a un segundo plano. 

7. ¿Qué se está haciendo con los libros que van a competir con el tuyo? 
A veces, lo que se está haciendo nos da pistas de lo que está funcionando. Échale un vistazo a lo que tienes alrededor y plantéate dos cosas: 
  • ¿Es demasiado diferente? Y, de serlo, ¿es a mejor o a peor? 
  • ¿Destacará tu libro lo suficiente cuando esté entre ellos?

Follow on Bloglovin

2 comentarios:

  1. Hola!!
    Es un interesante planteo que solo el propio autor podrá decidir de acuerdo a sus posibilidades. He visto portadas desastrosas por Amazon y me pregunto porque no eligen una imagen acorde y la editan ellos mismos, yo no se nada de editar pero me ayudo con programas sencillos, la verdad que no entiendo, tienen todas las posibilidades y se quedan con la peor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD Bueno, hay gente que no es buena en diseño. El autor tiene que ser consciente de sus limitaciones y saber delegar en lo que no hace bien... El problema es que muchas veces se piensan que lo hacen estupendamente o, lo que es peor, no quieren gastar un poco de dinero en contratar a un profesional que lo haga bien, y así les va.

      Eliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)