martes, 28 de octubre de 2014

Claves para que tu libro sea un (poco original) fracaso.

1. Usa una estructura clásica y no aportes nada nuevo. Seguro que el lector te agradecerá leer lo mismo que ya ha leído antes. Por ejemplo, puedes hacer un triángulo amoroso entre dos tíos buenos, uno malote y otro buenazo, y una chica del montón que no se decide. Eso siempre funciona ¿o no?
2. Plaga la historia de personajes planos, estereotipados e incapaces de evolucionar. ¿Quién quiere leer sobre un personaje complejo teniendo tantos prototipos sencillos y eficaces? Además, si te entorpecen la historia sólo tienes que cambiar su personalidad a mitad de la novela, no te compliques.
3. Haz frases muy largas con palabras que ya no se usan. Por supuesto, eso te hará parecer más intelectual, aunque no venga a cuento. Lo bordarás si enmarañas tanto la gramática y los signos de puntuación que nadie sepa qué diablos pone. Con un poco de suerte, el lector no se dará cuenta de que es culpa tuya, le harás creerse tonto y tú parecerás más listo en comparación.
4. Remienda la historia con todos los parches que puedas, y fuerza las cosas para alargar el libro y para que todo salga bien o de forma sorprendente.
5. Mete spoilers de otros libros o películas. Todo el mundo te amará por destriparles el final y no tener así que descubrirlo por su cuenta.
6. Crea un mundo completamente distinto y no expliques absolutamente nada. Disfrutarán como locos no enterándose de nada y de no encontrar explicación a por qué pasan las cosas.
7. Repite las mismas cosas una y otra vez. Los lectores son lerdos, seguro que no se dieron cuenta ni a la décima de que eso es muy importante.
8. El malo tiene que ser malísimo, sin más motivación que la de que es malo y le gusta hacer cosas malas por su malvada naturaleza. ¿Para qué más razones?
9. Sé pasteloso. A todo el mundo le gusta cuando los personajes empalagan con sus escenitas de romance desesperado. ¿No sabes cómo hacerlo? Fácil. Coge todas las frases bonitas de otros libros, retócalas un poco (no sea que piensen que plagias) y mézclalas en el diálogo.
10. Haz tantos diálogos que parezca una obra de teatro o tan pocos que parezca que es un ensayo y no una novela. Si lo rematas de forma que el lector se pierda y no sepa quién está hablando, tu libro será todavía más malo.
11. Mete muchas americanadas, aunque la historia se desarrolle en otro país. A nadie le importa que los institutos españoles no funcionen como los americanos: haz que se pasen la vida entre clase y clase, en los pasillos, y que los personajes vivan en urbanizaciones suburbanas con grandes jardines donde todos los vecinos se saludan y te llevan tartas cuando te mudas.
12. Deja el final con la posibilidad de una secuela y un cierre que cojee por todas partes o finaliza con una escena del malo malherido pero vivo contra todo pronóstico y con deseos de venganza. Seguro que, con la joya que has hecho, estará todo el mundo como loco por una continuación.
13. No te documentes. Como los lectores son tontos, a nadie le importa que los teléfonos no se inventaran hasta determinada época, que tus personajes lleven ropa no adecuada o que las cosas que hacen tus personajes en esa escena erótica puedan llevarles directos al hospital. Mientras quede bien y pegue con tu escena, no pasa nada, ¿verdad?

¿Y a vosotros, se os ocurren más claves para que una novela sea un (poco original) fracaso?
Follow on Bloglovin

3 comentarios:

  1. Las descripciones suuuper largas. Las odio. 3 paginas leyendo sobre los tono de azul del cielo, y la sensación de la brisa contra su rostro, o aun peor cuando se miran a los ojos y donde yo (y creo que todo el mundo) lo único que notaria es si tiene lagañas, se le cayo una pestaña o me puede contagiar de conjuntivitis, los personajes ven toda una gama de emociones, sentimientos, las respuestas al origen del universo y la respuesta a la paz mundial, y por supuesto la persona a la que le esta desnudando el alma por los ojos no puede tener un color de ojos normal, nooo, porque no es marrón, es un marrón exótico, no es verde, es el color de la pradera, no es azul, es el color de mar al anochecer... ufff lo odio.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja!! Deborah, eres mi super anti heroína jajajaja!!
    Concuerdo en lo que dices, yo odio los tríos, cosa que esta super trillada y aburre horrores que no se decida y que ama a los dos y que sus sentimientos estén confundidos y que se yo que mas. Tampoco me gustan las super mega descripciones de las sensaciones o los mínimos detalles de cada escena, que lata en verdad.
    Muy buen post!!!
    Besos.

    ResponderEliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)