martes, 9 de abril de 2013

Crónica: presentación de Los días que nos separan

Fotos de Tinkerbellisima
Salí con tiempo. Con mucho tiempo, aunque venía agotada de mi firma en la Feria del libro de Navalcarnero. Quería llegar antes para comprarme el libro del club de lectura. Pero nada, con la renfe hacer planes es imposible. Me tiré media hora en Atocha, porque ninguno de los puñeteros trenes que iban a Sol estaba disponible (obligaban a salir a la gente, pero luego no dejaban entrar a nadie...). Luego me enteré de que en el metro tampoco se podía ir hasta allí (suerte que no me dio por salirme y comprar el billete, porque habría sido un pastizal innecesario e inútil). Pero bueno, al final, enlatados como sardinas, uno de los trenes se puso en marcha y pude llegar a la presentación, como siempre sin aliento y algo tarde.
El agotamiento, entre unas cosas y otras, hizo mella y tengo recuerdos difusos de lo que se habló (tampoco ayudó estar atrás del todo y que las preguntas del público no se oyeran un pimiento): la importancia de Peter Pan en la novela, que está hecha en base a un esquema, que la autora ha puesto mucho de sí misma en ella, que lo importante son los sueños y que es muy de sentimientos. Además, la traducción al catalán la hizo la propia autora, a la que llamaron tiempo antes de que el fallo fuera público.
Finalmente, tras una breve representación de los protagonistas de la novela, empezó la firma. Yo no tenía libro (es muy caro y sólo podía permitirme uno: el del club de lectura) y por tanto no tenía que esperar cola, así que subí corriendo a hacer mis compras, para comprobar al volver que no me habían abandonado porque la cola no se había movido nada (como me imaginaba, porque estaba llenísimo). Estuve un buen rato haciendo compañía a la gente, me dieron un espejito de Lola y el chico de al lado (qué mono) y conseguí los marcapáginas (cómo no). 
No obstante, el cansancio empezó a hacer mella en mí (estar todo el día de pie no es muy recomendable, y menos si llevas tacones), de modo que me fui a casa. Lo único que impidió que me durmiera en el vagón era que Little brother estaba interesantísimo (ya os hablaré de ese libro: sólo diré, de momento ¡que lo consigáis cuanto antes! Está gratis en inglés y tengo entendido que hay traducción al español, así que no hay excusa... leedlo, en serio, es genial).
Otras crónicas:
El desván de los sueños
El alma del libro
Tinkerbellisima

1 comentario:

  1. Fue una presentación muy divertida, y me dieron muchas ganas de leer el libro. ¡En el tren de vuelta lo empecé!
    Que guay lo de tu firma de libros. Lo leí ayer, aunque no comenté. Tengo una amiga que vive allí, pero no se entera de esas cosas jajaja va muy a su bola. Espero que tanto frío y cansancio valieran la pena.

    ResponderEliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)