sábado, 27 de octubre de 2012

¿Cómo elijo los libros que me compro?

Leo mucho, y eso se nota. Cuando empecé con el vicio, era fácil que me dejara deslumbrar por un catel de best seller o una linda portada. Pronto quedaron atrás esos tiempos y empecé a dejarme llevar por el instinto. No obstante, a estas alturas de la carrera (quinto de publicidad, nada menos) no he podido evitar darme cuenta de que ese supuesto ente que yo llamaba instinto es en realidad un conjunto de elementos, totalmente racionales, que me indican (o más bien, se lo indican a mi subconsciente) cuál es la decisión con más probabilidades de tener éxito en mi compra.
Pero empecemos por el principio. Y por el principio me refiero a libros que no son segunda parte (con esos el sistema se simplifica: si el primer libro fue memorable corro a comprarlos, si fue bueno los pongo arriba del todo en mi lista).
El primer sesgo llega con los boletines de novedades (siempre que las editoriales tienen a bien mandármelo). Sinopsis, y en menor medida el título, me llevan a descartar o considerar cada título. La publicidad me dice también mucho. Si empiezan con comparaciones (y aquí incluyo las similitudes en las portadas, tan eficaces para captar lectores inexpertos), mal andamos: deduzco automáticamente (de forma acertada o no) que es una copia barata del libro con que lo están comparando. Si empiezan dando opiniones de otros autores, casualmente de la misma editorial, aún peor, y más si con eso olvidan insertar otra información como, por ejemplo, de qué diablos va. Tampoco me suele gustar que pongan la opinión de un importante crítico extranjero.¿Cómo va a coincidir mi opinión con la de un crítico profesional de otro país?
Otra cosa importante es cuántos libros hay detrás. Si la respuesta es "más de uno" suelo descartarlo para la compra y me limito a esperar a que estén todos... si es que me molesto en esperar.
Bloguera perdida como soy, no es de extrañar que el segundo sesgo lo realice en la blogosfera. No se trata de algo tan simple como reseña mala=no lo compro. Se trata de leer el por qué y percibir los elementos que suelen gustarme, aunque el blogger en cuestión no los aprecie.
Aun con estas, cada mes me quedan cosa de cinco o seis libros que me interesan, más los que no pude comprar meses atrás, y mi presupuesto para libros nuevos (no hago ascos a la segunda mano) da para dos, como mucho tres, y hay que descartar mis prioridades, que son las segundas/terceras/cuartas... partes.
Así pues, me planto en la librería con una lista cada vez más larga de libros que pueden gustarme y ¿cuál es mi último criterio de elección? Coger el libro, ver su grosor y abrirlo para comprobar tipografía e interlineado. Hecho esto, miro el precio. Así de simple. Mi última elección, mi instinto, se basa ni más ni menos que en un ratio mental que se puede definir en la siguiente ecuación: 

número de horas de lectura estimadas/precio.

Es decir, que compro lo que me va a hacer disfrutar de la lectura del libro más tiempo. Eso sí, la excepción es la siguiente: si hay posibilidad de que venga el autor y me firme el libro, es posible que el título gane posiciones. Cuanto más lejos de Madrid viva el autor, y por tanto más improbable sea que haya otra oportunidad de lograr su firma, más posiciones escalará.

Y vosotros ¿cómo elegís qué libro comprar?

3 comentarios:

  1. Te ha faltado hacer una tabla XD. Yo antes también compraba pues del que hablaba todo el mundo o el que veías en primer plana en la librería.
    Desde hace muchos años el método cambió y cuando me metí en el mundo bloguero más.
    Ahora me fijo en todas las novedades que llegan a los blogs, sean más o menos conocidas, de una editorial grande o pequeña, busco que la sinopsis me atraiga para empezar. Es cierto que odio que los comparen con otros que han sido grandes éxitos, también pienso que son copias y que aunque puedan estar bien, no sé, les quita encanto. En cuanto a que aparezcan críticas buenas de otros autores también me fastidia, pues en Cazadores de Sombras (por poner un ejemplo) venía una crítica buenísima de Stephenie Meyer y sí llego a hacer caso de eso no me los compro (soy antiCrepúsculo qué le voy a hacer, para gustos...). Evidentemente, yo también busco varias críticas en blogs y analizo en qué dicen que fallan y en qué dicen que es genial, porque a veces, en lo que la gente crítica es algo que yo agradezco.
    Y sí, adoro recorrerme las librerías de arriba a abajo, de novedades y de segunda mano, ofertas, hasta en centros comerciales y muchas veces me compro libros que no conoce nadie, pero es verdad que todavía hoy me dejo llevar por alguno que todo el mundo recomienda.

    En conclusión, también tengo mi sistema, pero creo que lo he enrevesado demasiado, eso sí, estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, aunque no en todo. Besotes jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Cada cual tiene su sistema ^^. Yo leo unas 60 páginas por hora con letra normal, lo que significa que un libro de 300 páginas de letra gigantesca no me dura ni una tarde... así que necesito muchas páginas y letra pequeña por un precio razonable

    ResponderEliminar
  3. Pues lo mio es sencillo, si la trama me interesa y puedo pagar su precio me lo llevo, la portada es importante pero mas su sinopsis. Los blogs son importantes a la hora de decidirme también porque no todas las novedades me interesan. En cuanto al grosor no me fijo en eso, me lleva tiempo leer un libro aunque si me atrapa en una semana como mínimo lo liquido.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Mi opinión no es única! Da la tuya: eso sí, con educación. Os recuerdo que si habéis reseñado los libros que comento podéis mandar el link para que lo enlace también. Esos links, los relacionados con la entrada, son los únicos que permito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No olvides dar tu feedback! (me ayuda a mejorar)